Partes del automóvil: ¿Qué sabes de las llantas y de su cuidado?

By 15 junho, 20174CARLOVERS
llantas

Tú, que amas y cuidas tu coche por encima de todo, lo sabrás perfectamente: uno de los elementos más llamativos del coche son las llantas. Aparte de cumplir la función de recubrir los neumáticos, las llantas tienen una función estética, y de hecho son uno de los accesorios más vendidos para el automóvil, especialmente para los amantes del tuning. Y es que la apariencia de un vehículo cambia mucho en función de cómo va calzada la rueda.

¿Sabes en qué se diferencian las llantas unas de otras? En primer lugar, por su tamaño, que puede ser desde 13 hasta 22 pulgadas, pero también por sus diferentes estilos: con muchos radios o con pocos, cóncavas, llantas con garganta y diseños modernos o totalmente vintage.

También se distinguen por el material de su composición. Las más habituales son las llantas de acero y de aluminio, pero en el mundo de la competición es habitual encontrar las de magnesio, un material especialmente ligero y estable. Las de acero son las más extendidas y son las que suelen venir de serie en la mayoría de vehículos por ser las más económicas. Normalmente, estas llantas no se ven al ir recubiertas por tapacubos. Las de aluminio, en cambio, son más ligeras y proporcionan un mayor flujo de aire al equipo de frenos del coche. Por ello, suelen equiparse en coches de alta gama y son las más queridas en el mundo del tuning.

Sea cual sea el tipo de llanta que calce tu coche, debes saber que son una de las partes del vehículo que más se ensucian junto con los neumáticos. Son los componentes que ruedan más cerca del asfalto y, además, se encuentran más expuestas al ferodo, el material del que están hechas las pastillas de freno y que se pulveriza cada vez que los usamos, creando una capa de suciedad con polvo negro. Esta suciedad puede dañar tus llantas, ya que tarde o temprano puede corroer el barnizado o lacado de tus llantas de diseño.

Por eso, cuando acudas a tu centro de lavado, es importante tener especial cuidado en este punto porque un mal acabado de las llantas puede arruinar por completo el aspecto de limpio de un vehículo recién lavado. En los lavaderos profesionales tienen todo lo necesario para poder dejar tus llantas como nuevas, ya sea en los boxes de lavado o en máquinas de lavado automático, donde encontrarás productos de prelavado profesionales específicos para las llantas.

Suelen ser champús alcalinos para eliminar fácilmente el polvo de ferodo, alquitrán, aceites y otras suciedades. Además, estos productos incorporan en su fórmula inhibidores de corrosión para prolongar la vida de tus llantas. Para suciedades muy tenaces te recomendamos dejar actuar unos minutos y dar un repaso con un cepillo de cerdas suaves, en el caso de que estés lavando en el box de lavado. Si estás en el puente o túnel de lavado automático, los cepillos lava-ruedas de disco o de alta presión harán el resto del trabajo.

Para potenciar el resultado del lavado te recomendamos utilizar un limpiador de neumáticos profesional para renovar el aspecto del neumático y aumentar el contraste entre el negro de la rueda y el plateado de tu llanta, ¡el acabado será aún más espectacular!

Ahora ya sabes lo que debes tener en cuenta para conseguir un lavado y cuidado perfecto de tus llantas y neumáticos. Seguro que la próxima vez que laves tu coche te fijarás en lo relucientes que han quedado tus llantas.

Leave a Reply