ISTOBAL, una referencia en internacionalización

By 9 Junio, 2016NOTICIAS
ISTOBAL-referencia-internacionalizacion

ISTOBAL se ha convertido en los últimos años en una multinacional con más de 700 profesionales y 75 distribuidores en todo el mundo.

Fue en los años 50 cuando su fundador, Ismael Tomás, decide buscar una máquina de engrase para los vehículos que reparaba en su taller. Tal y como cuenta Yolanda Tomás Puchades, CEO Product Development & Marketing de ISTOBAL: “Durante aquellos años, Ismael decide diseñar y fabricar su propia máquina. Es el nacimiento de ISTOBAL como empresa que diseña, fabrica y comercializa sus propias máquinas”. A la máquina de engrase le siguen otros equipos de lubricación para el taller y, más adelante, los elevadores.

Es en la década de los 70 cuando ISTOBAL decide dar un salto cuantitativo y cualitativo e inicia su andadura en el mundo del lavado de vehículos. “La curiosidad, inquietud y valentía hacen que, tras visitar varias ferias del automóvil y conocer estos equipos que habían iniciado su aparición en otros países, comenzamos a diseñar la primera máquina de lavado de coches española”, asegura orgullosa Tomás Puchades. “ISTOBAL realiza pequeñas exportaciones entre 1960 y 1970 con una dictadura ya en su fase final, justo cuando comenzamos a desarrollar una red de distribución fuera de España”.

Ante la pregunta de qué diferencia a ISTOBAL de otras empresas que no hayan podido conseguir lo que han hecho ellos, Yolanda destaca entre las claves de su éxito: “Una clara orientación al cliente desde sus comienzos, una temprana salida al exterior, una apuesta fuerte por el producto, que se ha visto reforzada en los últimos años, y la capacidad de mantener una flexibilidad que nos permite adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes”.

La mentalidad empresarial que impera en España ha sido sin duda uno de los puntos fuertes para su externalización y crecimiento. “Muchas empresas españolas destacan en su capacidad de adaptación, su flexibilidad, y esto es diferenciador”. Reconoce que han encontrado “una buena dosis de creatividad en la empresa española”, y que ésta debe ser bien gestionada y dirigida a resultados. “La clave es evitar el miedo al fracaso, lo que es algo que desgraciadamente no tenemos en nuestra cultura”. El reto ahora es saber potenciar ciertos valores y mejorar aquellos que se traducen en robustez para la competitividad de la organización.

El mercado más importante para ISTOBAL sigue estando en Europa, aunque aseguran que es un mercado maduro. Entre los países con más peso se encuentran España, Francia, Reino Unido, Austria, Dinamarca y Holanda. Fuera del continente, su presencia es destacada en Turquía, México y Estados Unidos. En el país norteamericano han encontrado un mercado de mucha competencia local, puesto que ya hay una red de distribución asentada contra la que es difícil competir. “Nosotros mantenemos un posicionamiento diferenciado, con un producto más europeo aunque adaptado a sus necesidades. Y existe un gran potencial en el mercado de vehículo industrial que estamos intentando explotar”, afirma Puchades.

Rafael Tomás Alfaro, CEO Corporate & Sales Development, explica el motivo de que cuenten con un departamento dedicado en exclusiva a la investigación y el desarrollo. La máquina que realmente les puso en la primera línea de la división de lavado fue la M10, que lanzaron en 1992. Fue una máquina modular y customizable que les permitió llegar a todos los mercados europeos y a los tenders internacionales, por lo que pensaron que crear un nuevo modelo sería una muy buena opción mirando al futuro. “Sin duda podemos decir que el padre biológico de todas las máquinas que hemos desarrollado a partir de entonces fue la M10”.

“Pensamos que en los próximos años se pueden comenzar a desarrollar los mercados de India y Brasil. Hoy todavía el mercado es muy reducido, porque se necesita que el país alcance cierto nivel de desarrollo para que el lavado automático tenga cabida de forma seria”, asegura Tomás Alfaro.

Existen áreas en las que ISTOBAL está trabajando de manera más intensa para conseguir incrementar su notoriedad en la zona. Una es Alemania, que aunque cuenta con distribuidores locales, no dejan de ser pequeñas empresas a las que están apoyando para que crezcan y tengan una posición más fuerte en el mercado. “El problema es que nuestra competencia es alemana, además de su propia idiosincrasia acerca de consumir productos alemanes”, comenta Rafael Tomás. Otro de los grandes países en donde no están presentes es en Japón: “El mayor problema es la propia cultura del país, donde existen grandes dificultades o barreras de entrada”.

Entre los próximos pasos está, desde el punto de vista de expansión comercial, crecer en mercados donde hay grandes oportunidades de mejora, como EEUU, y seguir de cerca oportunidades en nuevos mercados, como India y Brasil.

En cuanto al crecimiento corporativo, ISTOBAL quiere continuar desarrollando su red de filiales. “Podremos entonces asentar la idea de establecer una marca global que haga que la empresa quede identificada y reconocida claramente allá donde esté presente”, asegura Tomás Alfaro. Por último, señala que: “Cada vez tiene más peso el foco en el usuario final , necesitamos comprenderlo , ya que es el que utiliza nuestros productos”.

ISTOBAL creció pensando en las necesidades de sus clientes para mejorar sus máquinas. Fue en esa búsqueda de calidad donde encontró nuevos mercados que abastecer y se sumó al diseño y la creación de productos que, hoy en día, les han situado como líderes.