¿Es verdad que el lavado automático raya el coche?

By 13 Junio, 2016Escuela Istobal
lavadero de coches

Sobre los puentes y túneles de lavado automático de vehículos se ha oído de todo: que arañan los cristales y que estropean la pintura del vehículo.

Carlos Valls, Product Manager de la línea de Lavado Automático de ISTOBAL, es tajante al hablar de cuánta verdad hay en eso de que los cepillos te rayan el coche y que estropean la pintura o los cristales. “No, rotundamente no es verdad”. De esto hace ya muchos años, cuando no existían los controles electrónicos para la regulación de la presión de los rodillos.

Hoy se usan elementos de electrónica muy fiable que garantizan una presión constante y sin riesgos para la pintura del vehículo. Además, con los nuevos materiales de espuma en los cepillos, el contacto es mucho más suave, sin perder la efectividad en el lavado.

De lo que hay que preocuparse para evitar problemas de ralladuras es revisar a diario que no se haya adherido ningún tipo de suciedad extraña a los cepillos. También es conveniente utilizar, periódicamente, champús que contengan algún tipo de biocida para evitar la formación de hongos, tanto en los cepillos como en la instalación.

Para obtener la mejor rentabilidad de los equipos, hay que utilizar equipos de calidad, un mantenimiento adecuado, consumibles que se ajusten a las características recomendadas por el fabricante y unas instrucciones de uso claras para el usuario.

Además de los mitos que existen sobre el lavado automático de vehículos, existen otros que afectan directamente a las instalaciones, como que la acumulación de aguas residuales y la humedad pueden dar lugar a un brote de microorganismos y bacterias que pongan en peligro la seguridad en la estación de lavado. “Sobredimensionar los depósitos de almacenamiento y su instalación en lugares soleados es una de las cosas que hay que evitar para escapar de estos problemas”, y continúa Valls: “En instalaciones donde se utilice agua reciclada, es muy importante que se mantenga el agua en movimiento mediante recirculaciones y que se dote a la instalación de equipos de desinfección. Esto ayuda a mantener sana la instalación”.

Nuestra recomendación es ante todo ser previsores y adelantarse a las posibles averías que puedan surgir, tanto en los túneles de lavado como en los puentes. Es muy importante seguir las indicaciones del fabricante y programar visitas de técnicos especializados, al menos cada cuatro meses, para realizar un mantenimiento preventivo.

Una buena atención a los equipos de lavado y sus productos puede conducir al éxito o fracaso de una estación de lavado. ISTOBAL apuesta por la prevención y no por la reacción como método para superarse. Son sus profesionales los que aconsejan cómo cuidar sus máquinas, pero de todos depende el mantenimiento de las mismas.

Leave a Reply